Idas y venidas

Mis 365 días de la mujer

Son las 7:30 de la mañana y suena mi despertador, lo apago a desgana y me vuelvo a enrollar entre las sábanas aprovechando esos 5 minutos que me doy de margen hasta la siguiente alarma (soy de esas personas que necesitan dos, tres y hasta cuatro alarmas grrr). Ya con la siguiente alarma me incorporo… Sigue leyendo Mis 365 días de la mujer